ENTRA

Este Adviento no vayas a talleres de relajación que te adormecen, pero no sanan tus heridas. Más bien te las ocultan con técnicas para hacerte creer que sólo yendo a ellos lograrás ser feliz. Esto lo consiguen porque, una vez sales de esos talleres, las heridas, que obviamente siguen en tu interior, surgen de nuevo, y como allí has conseguido relajarte, parece que ellos tengan la solución a tus problemas. Pero no es así, puesto que tus heridas van siempre contigo, provocándote enfados incluso en situaciones tan insignificantes que hasta tú mismo no te explicas por qué te enfadas.

El único que sana tus heridas es JESUCRISTO, el único que murió porque te ama.

No permitas que te engañen ni te engañes a ti mismo yendo a la mentira sólo porque parece un camino fácil. El dolor que causan las heridas, ya sea por la pérdida de un ser amado o por la ofensa de una persona que no pensabas que te iba a ofender, no desaparece con técnicas de relajación como tampoco desaparece con drogas. La única solución está en la entrega incondicional de nuestro amor a Dios, el único que jamás nos deja. Todo tiene un porqué y sólo Dios lo conoce. ¡Confía en Él!

La Iglesia está abierta de 7:00 a 13:00 h. y de 18:00 a 20:30 h.

ENTRA EN UN OASIS DE PAZ PARA VIVIR LA NAVIDAD CON SENTIDO.

¡EL SEÑOR TE ESPERA CON LOS BRAZOS ABIERTOS!