Un sí que marca nuestro norte.

adviento4

La respuesta de María al Ángel nos prepara a celebrar la alegría de La fiesta de la Navidad que se acerca. Digamos nuestro sí personal al Dios que “nos pide posada”: Él nos hará renacer con un corazón nuevo, colmado de su presencia. Y con Él sembraremos su amor, su paz y su esperanza a nuestro alrededor.

              Juan Agost, Párroco

ORACIÓN DE ACCIÓN DE GRACIAS

Señor Jesús:
Estamos casi a la puerta
de tu Portal de Belén…
Mientras vamos de camino
con el corazón en llamas
de deseos de encontrarte,
intentamos comprender
la razón de tu venida.
Pero por más que pensemos
no logramos tocar fondo
en tu Misterio de amor.
Hoy te pedimos, Jesús,
que camines con nosotros;
Con María preguntamos
el cómo y el porqué
de tu bajada a nosotros.
Y, como Ella, dejaremos
que el Espíritu Santo
nos lo vaya explicando.
Como Tú mismo decías,
el nos irá conduciendo
hasta la plena verdad.
Nosotros, como David,
quisiéramos prepararte
un templo en nuestras almas,
grande y majestuoso,
como aquél de Salomón,
para que habites en él.
Pero tendrás que aceptar
lo poco que poseemos:
un rincón, sencillo y pobre,
como el Portal de Belén,
pero acogedor y alegre.
¡Ven a nuestros corazones!
¡Ven, Señor, te esperamos,
¡VEN, SEÑOR JESÚS! Amén.

Anuncios